El desarrollo sustentable es cosa de todos

El desarrollo sustentable es cosa de todos. Sin embargo, el compromiso de las empresas es decisivo en la protección del medio ambiente, ya que es responsabilidad nuestra adoptar políticas de gestión ambiental que ayuden a frenar el impacto de la actividad económica del hombre en el ecosistema.

 

desarrollo sostenible

 

Las empresas preocupadas por el medio ambiente pueden emprender actitudes y compromisos de forma individual, aunque la mejor forma de garantizar que sus esfuerzos tengan éxito y reconocimiento es acogerse a las normas ambientales definidas por los expertos. Las pautas que contemplan van encaminadas hacia la mejora de dos aspectos fundamentales: el aprovechamiento de los recursos naturales y la correcta gestión de los residuos.

Aprovechamiento de los recursos

 

Es el consumo irresponsable e indiscriminado el que ha llevado a nuestra sociedad a explotar la naturaleza de forma abusiva, provocando grandes transformaciones que resultan dañinas para el entorno. La solución empieza por disminuir el gasto: frenar el consumo, en suma, es frenar el impacto.

Aunque la definición de una política ambiental es algo complejo y que debe estudiarse para cada caso, existen algunos gestos que son válidos para todos y que pueden obrar grandes cambios:

  • Energía. Iluminar sólo las oficinas del edificio que estén siendo usadas, asegurarse de apagar los equipos informáticos, fotocopiadoras, impresoras…
  • Instalar mecanismos de control del gasto en procesos higiénicos, en la limpieza y en los riegos de las zonas ajardinadas.
  • Papel y cartón. Imprimir sólo aquellos documentos que sea necesario consultar en papel, facilitar que éste pueda imprimirse por las dos caras, premiar entre los empleados actitudes de ahorro, etc.

Gestión de los residuos

Es obvio que las empresas que incumplen la legalidad vertiendo de forma deliberada sus residuos al mar están ocasionando importantes daños al ecosistema, pero no son las únicas culpables de la contaminación industrial. A veces, no tomar las precauciones necesarias puede desencadenar desastres ambientales mucho más graves.

Hablamos de la correcta gestión de los residuos generados en el día a día de la actividad productiva de la empresa. Este aspecto es fácilmente mejorable adoptando las siguientes políticas:

  • Fomentar la separación de residuos habituales entre la plantilla, ubicando y señalizando claramente los contenedores de cada tipo.
  • Prevenir riesgos relacionados con productos altamente contaminantes: pilas, tubos fluorescentes, productos de limpieza, etc.
  • Planificar de forma adecuada el deshecho de residuos inertes y voluminosos resultantes de reformas, cambios en el mobiliario o la sustitución de los equipos informáticos obsoletos.
  • Establecer mecanismos de recogida de residuos sanitarios que garanticen una total estanquidad, opacidad a la vista y resistencia a la rotura.

 

Nos parece que las llamadas Empresas Verdes están teniendo un gran auge económico que hay que aprovechar, sin dejar de lado el respeto a las características físicas, étnicas y culturales de las zonas ricas en recursos naturales, que representan importantes puntos de lucro que se explotan a costa de los recursos naturales. Creemos que es necesario incrementar por todas las vías posibles, la difusión de conciencia sobre el impacto de las actividades humanas sobre el medio ambiente.

Ing. Julieta Ibañez | Ingeniería de Ventas E&R

Leave a Reply

*

Translate »