¿Qué metodología usar?

La elección de la metodología dependerá del tamaño del proyecto y del grado de impacto que podrán sufrir los resultados.

 

metodología medicion

Podríamos considerar como ejemplo, un proyecto pequeño que quizá sólo justifique una medición indirecta que no implique mayores complicaciones teniendo la medición general desde la acometida.

Un ejemplo de un uso apropiado de la medición indirecta sería:

Usar datos sobre el tiempo de autonomía de un sistema de gestión de edificios combinado con suposiciones para medir el cambio en kW, esto es comparar el tiempo de respaldo y la variación de la potencia o la carga instalada.

En el otro extremo del espectro, si un medidor mide el uso de electricidad de un complejo de gran tamaño y el proyecto de energía es para un solo edificio, la comparación de facturas no sirve porque la mejora presentada en un edificio probablemente no tendrá un impacto significativo en la factura del servicio eléctrico total del complejo.

En esta situación, sería más lógico usar una medición directa, como por ejemplo agregar un submedidor, este se conectaría ya sea como esclavo o por medio de la plataforma de monitoreo y podríamos comunicar ambas facturaciones 

Siempre hemos recomendado a las empresas que ofrecen consultoría considerarnos sus aliados en energía para ayudarlos a encontrar la metodología adecuada. Con la aplicación del código de red, vemos que esta metodología cobra mucho más sentido y debemos de ser muy cuidadosos desde que la definimos, también debemos de entender que las mediciones se almacenan en una gran base de datos la cual hay que saberla gestionar, lo que llamamos Bigdata ahora , utilizar esta base de datos mediante analíticos que nos llenen tableros de control bien definidos y que sean el timón para saber cuando girar y a que lado en la toma de decisión.

Siempre estamos a sus ordenes para asesorarlo en la mejor solución.

DescargaCatálogo de monitoreo