Cuidado con los apagones, UPS en temporada de lluvias Leave a comment

Los sistemas conectados a la energía eléctrica requieren continuidad y calidad en temporadas de lluvias. Los UPS resultan de gran ayuda cuando de apagones se trata.

Los UPS no son sólo una “pila”, son equipos que contribuyen a ofrecer energía de calidad.

Desde mediados de mayo y hasta finales de septiembre, para nadie es extraño entrar a una tienda departamental, supermercado, minisúper o cualquier establecimiento de venta al menudeo, y ver un letrero en la caja que dice “no hay sistema” o “no hay facturas”.

Esto sólo es un sinónimo de una cosa: la temporada de lluvias ha llegado y junto con ella los clásicos cortes de energía o apagones. Se puede llegar a casos tan dramáticos como el que la caja registradora no tenga energía, por lo que el registro de los cobros se realiza con lápiz y papel; que los aparadores y áreas de demostración de productos estén apagados, o que el sistema de seguridad de la tienda no funcione, corriendo el riesgo de ser objeto de algún robo en pequeña o “gran escala”.

La Comisión Nacional del Agua (Conagua) estima que durante el verano y otoño de 2022 habrá una temporada de ciclones tropicales por arriba del promedio normal en el Pacífico, con siete tormentas tropicales y siete huracanes. En el Atlántico se prevé un total de seis tormentas tropicales y tres huracanes.

Las condiciones climatológicas afectan irremediablemente los sistemas de suministro eléctrico, generando apagones o desconexiones, que incrementan su frecuencia de aparición en las temporadas de lluvias. Por lo tanto, la necesidad de contar con un equipo para los establecimientos comerciales o de retail que proporcione energía durante los desagradables apagones es inminente.

De acuerdo con datos de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), el tiempo de atención a fallas eléctricas va de los 20 minutos a 1 hora. No obstante, cuando las fallas son mayores, este tiempo puede prolongarse de 3 a 5 horas.

Existe, para evitar estos problemas, una amplia gama de equipos para el suministro de energía interrumpible (UPS, por sus siglas en inglés) que van desde los muy conocidos no-break, con bajas capacidades de potencia, pero ideales para respaldar PC o cajas registradoras, hasta equipos que pueden proporcionar energía eléctrica por varias horas a establecimientos comerciales completos, supermercados o tiendas departamentales.

La gran ventaja que proporcionan los UPS es que ayudan a ahorrar dinero. Existe la falsa idea de que un UPS únicamente es una “pila” (batería) que suministra energía y que permite salvar la información que se está manejando “mientras regresa la luz” (electricidad); sin embargo, es poco conocido por la mayoría de las personas que hasta los UPS más pequeños, dependiendo del tipo y modelo, cuentan con sistemas de eliminación de perturbaciones eléctricas (transitorios, sobrevoltajes, bajos voltajes, entre otras), de tal forma que la energía que los UPS proporcionan a los equipos de cómputo (PC) o de cálculo y registro (cajas registradoras) es energía de calidad.

Esto ayuda a incrementar el tiempo de vida, disminuir considerablemente los mantenimientos correctivos y eliminar los tiempos de indisponibilidad de estos equipos debido a fallas en su funcionamiento, protegiendo así su inversión.

A0CE0041625

Durante la temporada de lluvias también es importante reducir los riesgos de las instalaciones eléctricas, al contar con instalaciones modernas, utilizando productos certificados e instalaciones realizadas por profesionales de la electricidad en cumplimiento de la normatividad eléctrica vigente.

Un estudio realizado por la Federación de Colegios de Ingenieros Mecánicos, Electricistas, Electrónicos y de Ramas Afines de la República Mexicana, A.C. (Fecime), señala que en los últimos años se han registrado al menos 560 muertes por electrocución en México, de las cuales 31.4 por ciento ocurrieron en el sector residencial. Esto quiere decir que en promedio, en México, cada 48 horas se registra una muerte por accidente eléctrico en el hogar. Entre las principales causas de estos accidentes destacan la desinformación, falta de mantenimiento eléctrico e incumplimiento de normas.

A nivel mundial, se tiene conocimiento de que más de 30 por ciento de los incendios se originan por fallas eléctricas, lo que ha contribuido a que la mortalidad por electrocución se haya disparado en un 500 por ciento durante los últimos 10 años.

Conforme la dependencia de equipos alimentados por electricidad crece, el potencial del consumo instalado podría llegar a ser seis veces superior al que se tenía hace 20 años. Este factor representa un elevado riesgo de accidentes eléctricos para la población.

La relevancia de proteger las instalaciones eléctricas contra posibles riesgos de un accidente eléctrico, así como proteger el patrimonio de daños o perdidas por la misma causa comienza con informarse correctamente con los expertos para tener un panorama claro y válido de las acciones y los cambios que hay que realizar para evitar riesgos innecesarios, así como asesorarse en la correcta instalación con profesionales certificados.

Ante esta situación, se debe generar conciencia sobre la importancia de contar en con instalaciones eléctricas seguras, profesionales y en cumplimiento con la normatividad mexicana vigente, que eliminen los riesgos eléctricos a la integridad física de las familias y sus patrimonios.

Con soluciones como éstas, la temporada de lluvias no puede ser más un pretexto para brindar un mal servicio a los clientes. El impacto visual que proporciona un establecimiento que esté iluminado y trabaje al ciento por ciento es fuerte, en comparación con todos los establecimientos vecinos que están apagados por un corte de energía. Los clientes se dirigen necesariamente a este negocio, pues así cuentan con las condiciones para comparar y elegir los productos que requieren sin problemas. En un mundo tan competido como el actual, la diferencia la marca el servicio.

Deja un comentario

SHOPPING CART

close