¿Cuándo decimos que la energía es crítica?

 

Estamos acostumbrados a que las labores que desarrollamos en nuestra oficina o dentro de nuestros hogares se lleven a cabo disponiendo a plenitud del recurso energético indispensable para la vida moderna: la electricidad.

Rara vez tomamos conciencia de su existencia llegando incluso a no prestarle ni la atención mínima que cualquier materia prima indispensable requeriría; debido principalmente al ritmo con el que nos movemos a diario.

Esto hasta cierto punto es entendible ¿quién no se acostumbraría fácilmente a oprimir un botón y encender la computadora, a subir una palanca y encender un motor o simplemente a realizar la acción más cotidiana: oprimir un apagador y encender la luz? Sin embargo, esta habitualidad puede llegar a ser verdaderamente molesta cuando oímos a alguna de las personas que se encuentra cerca de nosotros decir esa frase que en muchos casos es sinónimo de catástrofe: “¡¡¡se fue la luz y no guarde el archivo!!!”.

Es hasta este punto cuando la palabra electricidad viene a nuestras mentes. Este sencillo ejemplo puede darnos una idea regular de lo que implicaría una falla de energía cotidiana. Ahora llevémosla a un nivel superior: un apagón dentro de un quirófano al llevarse a cabo una operación, un sobrevoltaje cuando está operando ese equipo electrónico industrial de reciente adquisición o un corte de energía cuando se está realizando el cálculo de la nómina de la empresa.

Aunque parezcan situaciones hipotéticas, ejemplos como los anteriores suelen suceder por una inadecuada planeación y previsión de esos procesos críticos que requieren disponibilidad de la energía durante todo el tiempo que se efectúan

Es justamente en este ámbito en donde el concepto de energía crítica hace su aparición: una solución Critical Power (CP) o de energía crítica es aquella que asegura el suministro eléctrico para diferentes tipos de cargas con el adecuado nivel de disponibilidad y calidad ante los cortes o variaciones de energía de las compañías proveedoras del servicio (CFE)

La también llamada energía segura surge entonces, con dos encomiendas principales:

  1. Garantizar la continuidad de la energía que logre mantener en operación todos esos procesos que, por su importancia intrínseca o por el costo que implica su interrupción, no puedan detenerse y
  2. Asegurar un suministro eléctrico de calidad que nos permita disminuir los costos de mantenimiento a todos esos equipos electrónicos “sensibles” con los que contamos en la actualidad, derivados de todas las averías ocasionadas por sobre tensiones, bajos voltajes, transitorios de tensión, armónicos, ruido, etc., que en la mayoría de los casos son descubiertos operativamente después de detectar fallas recurrentes.

De esta forma, la aplicación del concepto de energía crítica puede ser tan amplía y tan diversa como el mismo mercado eléctrico. Por ejemplo, podríamos encontrar una instalación Critical Power industrial que permitiera a una empresa creadora de envases de cristal no detener el proceso de fundición del vidrio (que ante un apagón implicaría una recuperación al 100%, mayor a 8 horas) gracias a la adecuada operación del brazo mecánico que lo obtiene del horno para su moldeado.

Incluso, yéndonos al otro extremo, podríamos encontrar un sistema eléctrico con una solución Critical Power en la red LAN/WAN de cualquier empresa moderna de tal forma que sus comunicaciones indispensables efectuadas a través de las aplicaciones en red(p. ej. correo electrónico, Internet, sistemas de cálculo y pago de nómina, etc.) no se vean interrumpidas de ningún modo, aprovechando el característico nivel de calidad que brinda la solución, permitiendo a decenas o hasta cientos de equipos de cómputo conectados a ella aumentar su tiempo de vida.>

El abanico de aplicaciones para las soluciones CP puede ser tan amplio como lo imaginemos. Algunos de los ejemplos más claros en donde se hace evidente el uso de soluciones de energía crítica en la actualidad, se encuentran en las instalaciones que requieren de grados de especialización específicos: los Data Centers (DC), los hospitales y la industria.

 

Leave a Reply

*

Translate »
A %d blogueros les gusta esto: