Administración de capacidad de energía y enfriamiento para centros de datos

Los equipos informáticos de alta densidad demandan un esfuerzo mayor en la capacidad de de alimentación y enfriamiento de los centros de datos modernos. La instalación y proliferación no administrada de este tipo de equipos puede producir problemas inesperados con la infraestructura de alimentación y enfriamiento, incluido sobrecalentamiento, sobrecargas y pérdida de redundancia. Se requiere contar con la capacidad de medir y predecir la capacidad de alimentación y enfriamiento en el nivel de gabinete para garantizar un rendimiento predecible y optimizar el uso del recurso de la infraestructura física. Este informe describe los principios para lograr una administración de la capacidad de alimentación y enfriamiento.

Capacidad

 

La administración de la capacidad de infraestructura física de un centro de datos se define como la acción o el proceso de garantizar la alimentación, el enfriamiento y que se proporcione espacio eficazmente, en el momento  y en la cantidad adecuada, para admitir cargas y procesos de TI.

Este informe solo analiza la administración de la capacidad de alimentación y enfriamiento.  

Los factores críticos de éxito para una administración eficaz de las capacidades de alimentación y enfriamiento son:
• Proporcionar predicciones de capacidad precisas.
• Proporcionar capacidad adecuada para satisfacer necesidades comerciales.

Este pronóstico y la provisión eficaz de la capacidad depende de la aptitud de establecer la capacidad de alimentación y de enfriamiento en el nivel del rack. Actualmente, contar con esta capacidad es excepcional. En general, los operadores de centros de datos no cuentan con la información que necesitan para implementar con eficacia nuevos equipos al ritmo requerido por el negocio, y no están en condiciones de responder preguntas simples, como por ejemplo:

• ¿En qué lugar del centro de datos debería implementar el próximo servidor para no afectar la disponibilidad de los equipos instalados?
• Desde un punto de vista de disponibilidad de alimentación y enfriamiento, ¿cuál es la mejor ubicación para implementar el equipo de TI propuesto?
• ¿Podré instalar equipo nuevo sin afectar negativamente mis márgenes de seguridad como redundancia y autonomía de respaldo?
• ¿Aun tendré redundancia de alimentación y enfriamiento en condiciones de falla o mantenimiento?
• ¿Puedo implementar tecnología de hardware nueva, como servidores Blade, usando la infraestructura de alimentación y enfriamiento con la que cuento en la actualidad?
• ¿Necesito distribuir mis servidores Blade para obtener funcionamiento confiable?
• ¿Cuándo llegaré al límite de mi infraestructura actual de alimentación y enfriamiento y tendré que añadir capacidad?

La incapacidad para responder estas preguntas simples es común. Para centros de datos que están extremadamente sobre-dimensionadas o infrautilizadas, los márgenes de seguridad pueden permitir el funcionamiento exitoso solo con una comprensión primitiva del rendimiento general del sistema. El compromiso en disponibilidad debido a esta falta de conocimiento puede producir una pequeña, pero tolerable, cantidad de tiempo de inactividad. Aunque no es lo más eficaz en términos financieros ni energéticos, en el corto plazo, el sobre-dimensionamiento proporciona un margen de seguridad hasta un momento en que la capacidad disponible iguala la capacidad utilizada. Sin embargo, tres factores producen esfuerzos actualmente en centros de datos que a su vez se exponen a la falta de adecuación de los métodos de funcionamiento actuales:
• Equipos de TI de densidad ultra alta
• El requisito para controlar el costo total de propiedad (TCO) y utilizar de forma más completa la capacidad de los centros de datos.
• Ritmo rápido de cambio debido a la virtualización y el ciclo de actualización de los equipos de TI

Cada uno de estos factores produce presión para operar los centros de datos en una forma más predecible.

 

 

 

 

 

 

Leave a Reply

*

Translate »