¿Cómo ser inteligentes, en la era de la Inteligencia Artificial?

Aunque hoy los contamos por millones, en realidad hace poco más de 50 años que Barclais inauguró el primer cajero automático del mundo. Seguro que las preguntas que se hacían en aquel momento los empleados de banca no eran tan distintas a las que nos podemos plantear ahora: si una máquina puede hacer mi trabajo, ¿qué voy a hacer yo ahora?

Inteligencia artificial

Llámalo casualidad, o quizás simplemente es que le presto más atención, pero últimamente no dejo de cruzarme con artículos sobre cómo la digitalización impactará la generación de empleo, la empleabilidad de los robots, el perfil del empleado en un mundo hiperconectado, o uno que me llamó especialmente la atención: En la era de la Inteligencia Artificial, ser “inteligente” significará algo completamente distinto.

Dicho de otra forma: si una máquina es capaz de procesar, memorizar, analizar e interrelacionar información más rápido que una persona, ¿hacia donde debe evolucionar nuestro sistema educativo?, ¿qué buscaremos en un candidato dentro de unos pocos años? Y la más complicada quizás: ¿cómo nos adaptaremos todos nosotros, los que ya estamos y continuaremos estando en el mercado laboral, a esta nueva realidad?

Educación, Talento y Gestión de personas en la era de la Inteligencia Artificial

Es innegable que en un futuro próximo va haber posiciones que van a ser ocupadas por robots -de hecho, ya está siendo así-, pero también es cierto que la digitalización nos va a traer consigo muchísimas nuevas posiciones en las que la “inteligencia humana” será imprescindible.

Eso sí, hablo de una inteligencia humana que trasciende lo puramente cognitivo. El perfil tradicional de inteligencia que busca aplicar y confirmar lo que ya conoce y que busca la afirmación de sus creencias, es cosa del pasado. Vamos hacia una inteligencia holística.

Y la inteligencia holística, esta inteligencia múltiple que defendía Howard Gardner y su equipo en Harvard, se trabaja -o mejor dicho se estimula y sobre todo se protege- desde la escuela. La vieja cultura educativa de estandarización – currículo estandarizado, exámenes estandarizados, materias estandarizadas…- es algo que debería ser “estandarizadamente” desterrado.

La educación tiene que comenzar a trabajar no solo la inteligencia cognitiva, sino todos los tipos de inteligencia: inteligencia musical, inteligencia artística, inteligencia visual-espacial, inteligencia verbal-lingüística… pero sobre todo la inteligencia interpersonal y la inteligencia intrapersonal. En las emociones, las propias y las ajenas, y en la capacidad de relacionarse reside la clave de la nueva inteligencia: ¿cómo tienes que relacionarte con otras personas?, ¿cómo te sientes?, ¿cómo se sienten los demás?, ¿cómo gestionar la frustración?, ¿cómo trabajar la tolerancia?, ¿eres consciente de que quizás hoy tienes un mal día? ¿o quizás lo tienen los demás?

El reto para las empresas tampoco es pequeño. Debemos aprender a competir con las máquinas, no contra las máquinas.

Información de blog schneider electric

¿Estamos preparadas las empresas para gestionar y dar el espacio de crecimiento a este nuevo talento?

Déjanos tus comentarios

*