Internet de las cosas: ejemplos en la interacción con humanos

El Internet de las cosas terminará estableciendo nuevas formas en las que humanos y máquinas interactúan. En la medida que la tecnología siga evolucionando, serán comunes ejemplos de relaciones cada vez más complejas entre humanos y máquinas.

 

internet de las cosas

Technology in the hands

 

 

El Internet de las cosas (en inglés, Internet of things, abreviado como IoT) es una de las tecnologías más populares de los últimos años y una de las más próximas a su adopción generalizada, en relación a otras nuevas tecnologías como, por ejemplo, la inteligencia artificial o la Blockchain. Su capacidad de conectar dispositivos a Internet abre tanto un mundo de oportunidades de nuevos casos de uso y negocios, como una nueva forma en la que humanos y máquinas interactúan y se comunican.

Gartner pronostica más de 26 billones de dispositivos conectados a Internet en el año 2020. Otras fuentes hablan, incluso, de entre 50 a 100 billones de dispositivos conectados y generando datos en tiempo real. Los ejemplos de Internet de las cosas en el mundo son cada vez más generalizados y avanzados, demostrando el potencial de la tecnología y la necesidad de establecer mecanismos que gestionen la correcta interacción y comunicación entre dispositivos y otras máquinas con los seres humanos. También, la interacción entre las propias máquinas. Hablamos, por tanto, de tres tipos de interacciones: persona a persona, persona a máquina y máquina a máquina.

2 tipos de interacciones en IOT 

  • En la interacción máquina a máquina (machine to machine o M2M) hablamos de la posibilidad de que en un futuro muy cercano nos encontramos con ejemplos en los que tu móvil le avise a la cafetera que empiece a preparar café, o que la televisión ponga las noticias porque que sabe a qué hora sonará tu despertador. Incluso el móvil podría decidir despertarte antes de la hora prevista porque tu coche,o el servicio de car-sharing que has reservado, le ha avisado de un accidente en la autopista que seguramente extienda en 30 minutos el tiempo para llegar a la oficina y tu móvil sabe que tienes una cita muy importante la cual no puedes llegar tarde por tu calendario.
  • De forma similar, la interacción de los seres humanos con objetos cotidianos será cada vez más común, llegando a interacciones de carácter avanzado en las que los dispositivos añadan información de interés para que las personas puedan tomar decisiones más eficientes. Por ejemplo: que tu programes la lavadora a las 7pm y la lavadora te recomiende hacerlo a las 10pm ya que la tarifa de luz bajará en ese horario. Que tu nevera confirme contigo el pedido de la compra que previamente pactó con tu nutricionista o médico porque estás siguiendo una dieta estricta debido a un problema de salud. Que tu coche te recuerde que debes salir de una reunión para llegar a tiempo a otra debido a cambios en las condiciones del tráfico, o que te diga que tienes que ausentarse 2h para ir a la revisión de la ITV, revisión para la cual directamente gestionó la cita.

Todos estos ejemplos de Internet de las cosas, que suenan a ciencia ficción o a un futuro muy distante, no lo son. Por ello, la importancia de que todos los datos que los dispositivos serán capaces de generar, el análisis de la información obtenida y las decisiones que los dispositivos podrán tomar en nombre de personas, sean debidamente gestionadas para que su impacto sea positivo. Internet de las cosas es un pilar básico de la nueva sociedad digital a la que nos dirigimos, un futuro en el que humanos y máquinas van a interactuar de una forma totalmente diferente a la que conocemos. No obstante, como todo, ninguna tecnología es independiente de otras y, para que el Internet de las cosas nos pueda ofrecer servicios como los ejemplos anteriores, requiere de la evolución de otras tecnologías como las mencionadas inteligencia artificial o Blockchain, que permitan a las máquinas tomar decisiones de forma adecuada, a la vez que disponer de un medio de comunicación seguro que garantice la identidad digital de los dispositivos, evitando la suplantación de un dispositivo por un hacker u otro dispositivo malintencionado.

Déjanos tus comentarios

*